Alternativas terapéuticas malformaciones vasculares
Como en los tumores, se debe evaluar las alternativas más adecuadas en cada paciente.
  • Cirugía: el objetivo de la misma es la extirpación del nido de la MAV así como de los vasos que la rellena. En general no es la alternativa que se considera como primera opción debido a la importante morbilidad y mortalidad que conlleva, sobre todo si la MAV es grande o su localización es crítica. Sí se puede utilizar la cirugía para la resolución de los cuadros hemorrágicos.
  • Embolización: a través de un catéter se accede a las arterias que nutren la malformación y se introduce una sustancia que los ocluye. Se debe tener en cuenta las zonas que podrían verse dañadas si se ocluyeran vasos que produzcan isquemia en áreas sanas lo que podría producir importantes déficits cerebrales. Suele ser la primera opción valorada y en ocasiones es el tratamiento definitivo. Pero también puede ocluirse tan sólo parte de la malformación, a veces premeditadamente, precisando tratamientos posteriores o nuevas sesiones de embolización.
  • Radiocirugía: si la embolización no se ha podido llevar a cabo o ha sido parcial, la radiocirugía es el tratamiento más adecuado. Como se indicó anteriormente, se administra una dosis muy alta de irradiación que produce los cambios necesarios para la obliteración de la los vasos en los meses siguientes.


SER © 2023